Etiqueta: Deseo

Filosofía: una guía para la felicidad. Schopenhauer y el amor

Alain de Botton nos relata como Schopenhauer reduce el amor a la sobrevivencia de la especie, esto es, a la voluntad de vivir. El amor es visto así como una estrategia de la naturaleza para la reproducción. Somos esclavos de esta voluntad, para la cual bares y discoteques no serian mas que lugres de ritos

Seguir leyendo

Epicteto: felicidad y sufrimiento

No es libre nadie que no se domine a si mismo. El estoicismo es una filosofía perteneciente al periodo helenístico-romano, periodo marcado por la preocupación ética y búsqueda de la felicidad. Las diversas escuelas de esta época suelen coincidir en lo siguiente; lo esencial para la felicidad es la disposición interior, centrándose en cosas y

Seguir leyendo

Montaigne y la inconstancia del querer

Montaigne destacaba la carencia de constancia en nuestro actuar, pues lo más común, a su juicio, es que sigamos las inclinaciones de nuestro apetito a diestra y siniestra, según el viento de las ocasiones nos arrastra. No pensamos en lo que queremos, sino en el instante en que lo queremos. Lo que nos proponemos ahora,

Seguir leyendo

¿Es el amor una estupidez?

Antes de definir lo que es el amor, Ortega comienza distinguiendo a éste del deseo. Desear es tender a la posesión de algo, muriendo automáticamente cuando logra satisfacerse. El deseo tiene un carácter pasivo, pues cuando deseamos, pretendemos que el objeto venga hacia nosotros. En el deseo, afirma Ortega, somos centro de gravitación donde esperamos

Seguir leyendo

El amor en el Banquete de Platón

Dos son los discursos que acaparan, a mi juicio, la mayor atención en el Banquete de Platón; el de Pausanias y el de Diotima. Para el primero, el amor se dirige principalmente a lo masculino, pues considera que el hombre encarna lo más fuerte e inteligente por naturaleza. En relación a esto, realiza incluso una

Seguir leyendo

Amor, erotismo y deseo

Ercole Lissardi ha destacado la existencia de dos paradigmas con respecto a lo erótico a lo largo de la historia. Por un lado, tenemos el amoroso, basado en una idea de amor exclusivo y espiritual, uno que no espera recompensa, reciprocidad, ni la posesión de su objeto. Este paradigma, señala Lissardi, esencialmente discursivo, ha reinado

Seguir leyendo