ANOTHER ROUND (DRUK)/ Erika Guerrero

Se cuenta que en Dinamarca el consumo de alcohol es desatado y que Copenhague podría ser la capital de los gustan beber hasta alcanzar ese límite impreciso de la realidad y la fantasía. No lo sé. Dato por confirmar. Lo que ciertamente podemos afirmar es que este filme tiene como catalizador el alcohol, alrededor del cual gira una historia de cuatro hombres maduros y su experimento sociológico. Dos de ellos, padres de familia, con hijos y  la asfixiante rutina y desgaste de matrimonios sumidos en el ritmo monótono de las obligaciones cotidianas; y los otros dos, quienes han llegado a la adultez sumidos en una suerte de soledad asumida aunque no por ello exenta  de melancolía y esa resignación por lo no vivido y a tiempo. Estos amigos – los cuatro profesores de la misma secundaria- comienzan un rocambolesco experimento en el que la premisa de que un determinado grado de alcohol permanente en la sangre podría resultar en el giro que sus vidas requieren para reiniciarse, rehacerse.

Un tal Finn Skarderud, siquiatra, es el referente de la aventura que arranca con lentitud, pero en ritmo ascendente para estos profesores que han perdido su “toque”, dejando en el camino proyectos, anhelos, pasiones y el entusiasmo por la vida. Son 0,05 grados de alcohol en sangre la poción para recuperar la chispa, creatividad y empatía con los alumnos, y que también se reflejará, poco a poco, en sus relaciones interpersonales. Llevan con pulcra seriedad un registro escrito de sus avances y logros (lo que sin duda organiza el relato y mueve a la risa) constatando que la aventura se vuelve cada vez más peligrosa y, a la vez, significativa por los un efectos de comedia y la ruptura con el pasado que los agobiaba.

La historia sorprende por transitar desde la comedia al drama: el  alcohol era “la opción” en un momento y dio resultados, y podríamos esperar pacientemente, en un primer momento, a terminar con un final feliz para todos los que apuesten hacia una sola línea en la trama: la resolución del conflicto de sus vidas y la fórmula mágica que lo permitió. Y qué sucede en verdad: la catarsis a propósito de la gran borrachera. El curso de los acontecimientos dará un giro radical, esperan  a la vuelta de la esquina pequeñas tragedias cotidianas, rupturas, pérdidas y dolor. La fórmula no existe, el sentido de la vida, su búsqueda, no responderá a ninguna teoría de vinos o destilados.

¿Hacia dónde Vinterberg dirigirá la trama? Invitación cursada.

Gran actuación de Mads Mikkelsen (ya lo conocía desde THE HUNT) quien además de su notable desempeño como uno de los personajes que evoluciona desde un punto muerto a la exaltación de la felicidad; nos brinda un bello espectáculo como bailarín que remata la historia con un salto hacia el mar: lo bello y lo bueno en un “hombre en búsqueda de sentido”. Adjunto a estas palabras el enlace para que escuchen la canción de cierre del filme: WHAT LIFE, de factura danesa (Scarlet Pleasure).

¡Un brindis! (aconsejo tener a mano un alcotest móvil).

Erika Guerrero.

Una Ronda Más - SensaCine.com.mx

ANOTHER ROUND (DRUK)

DIRECTOR: THOMAS VINTERBERG

PAÍS: DINAMARCA

AÑO: 2020