Nanopesos de Camila Gormaz como simulación de la miseria/ Enrique Cisternas

En noviembre de 2019, en plena efervescencia del llamado Estallido Social en Chile, Camila Gormaz da a luz en la plataforma itch.io el videojuego Nanopesos. Se trata básicamente de un juego de rol donde el usuario asume la tarea de (sobre)vivir con el sueldo mínimo en chileno. Nanopesos – que en su composición nominal el prefijo hace referencia a la pequeña cantidad de pesos que se le otorgan al inicio a nuestro personaje – realiza lo que podríamos llamar una simulación de la miseria o virtualización de la precariedad. Al tomar uno de los tantos temas que estuvieron presentes en el descontento social de 2019 y llevarlos a una estética de videojuegos, genera una experiencia virtual de la angustiosa experiencia del sobrevivir en Chile con el sueldo mínimo. Cabe destacar que al momento de escribir este texto se ha dado la noticia que la obra Nanopesos ha sido ganadora en los Premios Literarios 2020, en la categoría Publicaciones Digitales.

El juego (disponible en https://laburatory.itch.io/nanopesos) como dice su presentación se inspira en la desigualdad salarial que hay en Chile. Al momento de su publicación el sueldo mínimo eran 300.000 mil pesos o unos 400 dólares. En la presentación sí se nos advierte en la que no se consideraron en el presupuesto las cotizaciones previsionales ni en salud. Lo que haría de nuestro dinero de partida sustantivamente más bajo.

Al comenzar nuestra aventura a la precariedad, podemos elegir nuestro avatar, un o una joven solter@ sin hijos, que va a vivir con el que vamos a intentar sobrevivir los próximos 30 días con el sueldo mínimo o con la pequeña ventaja de 400.000 pesos.

Atrapado en una estética de 2D, reminiscente a las antiguas consolas portables, nuestro personaje se irá movimiento en espacios reducidos como su diminuto departamento monoambiente de la ciudad, la oficina y el supermercado.

Agradecido de las pequeñas alegrías de la vida como la independencia de tener su propio lugar, las visitas donde su abuela; también se verá enfrentado a las dificultades presupuestarías sobre las cuales va a tener que ir tomando decisiones ¿Pagar de inmediato la cuenta de luz? ¿Comprar su snack favorito en el supermercado? ¿Comer afuera con los colegas o ir a una junta con los amigos? Decisiones que parecen inofensivas pero que responde a un sistema de precarización de los salarios y la desigual que se alude al inicio del juego.

De este modo, las opciones propuestas para el usuario se van haciendo más complejas debido a que, aunque virtualizadas, se van haciendo más reales ¿Pagamos la cuenta de la luz inmediatamente? ¿Gastamos en un taxi para evitar la posibilidad que nos despidan? ¿Decidimos ir al médico? Gastos que van incrementando la angustia de no poder llegar a fin de mes con los 200.000 que cuesta el arriendo de nuestro pequeño departamento estudio.

“Mañana será un día mejor” es una de las frases-enlaces con las que interactúa el jugador. Y representan el optimismo ante una realidad que tarde o temprano va a arrollar a nuestro personaje. Quizá no sólo a nuestro personaje. Al experimentar esta simulación de la miseria se vuelve más potente el mensaje sobre la desigualdad salarial en Chile – y quizás en más partes del mundo – ante la cual queda el consuelo de una alegría futura donde todo se va a arreglar, una alegría que quizá nunca llegue.

El mensaje que deja Nanopesos es desalentador; no hay salida al sistema voraz más que sumirse en la deuda para sobrevivir. El mes va terminando, el presupuesto se acorta y el mensaje salvador de la casa comercial que ofrece un crédito para poder pagar el arriendo y aguantar un mes más. Es precisamente este sistema de vida el que ha ido calando en el malestar y en la angustia de miles de familias. Quizá la esperanza está en esos pequeños de apoyo emocional entre la familia, los amigos y colegas que viven la misma precariedad que nuestro personaje.

Enrique Cisternas.

Nanopesos: el videojuego que muestra la cruda realidad de vivir con el  sueldo mínimo en Chile | Sociedad | Página 7