Creación asistida por computadoras: PAC – Poesía Asistida por Computadora de Eugenio Tisselli/ Enrique Cisternas

Hace muy poco volví a leer un artículo del poeta y académico catalán Joan-Elies Adell sobre la relación de entre el lenguaje, la literatura y las tecnologías titulado “Las palabras y las máquinas” en el que desarrolla algunas ideas como que la idea de literatura se corresponde al desarrollo tecnológico que se ha alineado con el lenguaje: del códice a la imprenta, y de esta al espacio electrónico y digital. Más que entran en detalle de cada una de sus interesantes notas respecto a la poesía digital, me llamó la atención una frase en la cual menciona “podría afirmarse que la originalidad de la poesía electrónica no reside tanto en el resultado de sus producciones cuanto en los procedimientos de su creación”. Esto resulta interesante como planteamiento por distintas razones; en este momento me gustaría centrarme sobre esta idea y el valor de una obra de literatura digital. Para el crítico su valor creativo vendría dado por la estructura de su composición: la codificación, programación, ejecución y relación con el lecto-usuario. En este sentido, también se piensa la creación digital como un proceso que se actualiza cada vez que el lector interactúa y experimenta con la pieza digital.

Valor y creación como proceso activo en la interacción del ser humano con la máquina. Con esta breve introducción quisiera centrar este texto en una pieza de poesía digital que reúne el proceso poético creativo entre el ser humano y la máquina. Me refiero al “PAC – Poesía asistida por Computadora” montado por Eugenio Tisselli (Artista, programador e investigador mexicano, parte importante de su obra se encuentra alojada en la página archivo http://motorhueso.net/).

PAC es un programa destinado para asistir a poetas que sufren de bloqueo creativo; al acceder a esta musa cibernética pueden (re)crear sus versos de la mano del programa. La máquina, siempre dispuesta ayudar, hará su mejor esfuerzo en la elaboración de su versos.

El funcionamiento es simple. El poeta bloqueado escribe un verso/frase semilla que luego se irá (de)generando gracias a la asistencia del PAC. La musa cibernética puede tomar las palabras por orden del poeta y en un proceso de traducción y re-traducción ofrece una nueva versión del verso. El poeta asistido podrá (re)componer el verso con las sugerencias del PAC – se sugiere moldear los retoques, de sintaxis por ejemplo, de forma manual – y copiarlo en su proceso de textos preferido. Repetir el proceso en cuantos versos quiera.

La escritura con el PAC de Tisselli se enmarca en la tradición de la poesía generada por computadoras; un sueño de antiguo de crear una máquina que tenga, valga la redundancia, la capacidad de crear. Máquinas que puedan, por medios de distintos input textuales generar un output estéticamente reconocible ¿El valor estético está de por sí en el texto generado o en el lector que sabe reconocerlo?

Quizá a esto apuntaba Joan-Elies Adell, la máquina asiste en el proceso de creación y la obra creada no es una obra cerrada. El proceso dentro de la poesía digital deviene infinito; el mismo puede generarse, degenerarse y regenerarse en un ciclo interminable donde cooperan tanto el ser humano como la máquina. Ambos se asisten, simbióticamenten, en la creación literaria.

El trabajo no me cuida

No me siento en la máquina

tal vez somos uno

tal vez ya somos el mismo objetivo.

(Poema generado gracias al PAC y mis versos bloqueados)

El tema de la poesía y literatura generada por y con ayuda de computadoras es un interesante, en su historia y sus objetivos. En este caso, me interesaba reflexionar sobre el valor de la creación en la poesía digital. En este sentido, concuerdo con el crítico al mencionar que el valor está en un proceso de devenir; sin embargo, también hay que tener en cuenta que el resultado y el proceso que lo generan van de la mano; quizá pensar en ello cuando nos enfrentemos a creaciones de este tipo.

Siéntase libro el lector/poeta/curioso (sino todo eso al mismo tiempo) de visitar a la musa electrónica y quizá le asista en su proceso creativo:  http://www.motorhueso.net/pac/index.php . Y como dice su slogan: Más poemas, menos esfuerzo.

Enrique Cisternas.