Las paredes están frías, de Truman Capote/ Jorge Pinto

Mildred, una chica aparentemente juerguista, acaba de invitar a un grupo de jóvenes marineros a su departamento a una fiesta improvisada. En aquel lugar se encuentra también Louise, joven de dieciséis años que actúa como anfitriona.

Louise, a momentos molesta por la situación -los marineros invadiendo un espacio que entendemos también le pertenece-  decide “relacionarse” con los invitados. Sin mayores detalles y sin que el narrador nos advierta, encontramos a Louise platicando con Jake, uno de los marineros que en ese entonces disfruta de la fiesta. Al poco tiempo ambos se encuentran alejados del grupo.

Louise parece frívola, pero a su vez candente. La plática con Jake se inclina a banalidades; lugares de nacimiento, conocidos en zonas aledañas. Mientras Louise, estableciendo su rol de anfitriona, sirve un trago a Jake, éste parece hundido en la curiosidad del lugar, manifestando su asombro por la dependencia. Louise, al terminar de servirle el aperitivo, y advirtiendo la curiosidad de Jake, decide invitarlo a conocer mejor el apartamento.

Conocer el lugar para Jake es también conocer el alma de Louise. A su dieciséis años, edad que enuncia ésta con ciertos resquemores, nunca ha tenido una experiencia digna en el amor, situación que Louise comenta a Jake al llegar a una habitación que al instantes el marino advierte como hostil, pues tiene, plantea, una pared de color verde que al tacto es absolutamente fría. La observación de Jake pasa inadvertida para Louise. En aquella habitación Louise decide preguntar directamente a su invitado si desea besarla. Jake no parece convencido de responder lo que siente, vacila unos instantes, pero decide actuar conforme a su deseo y la besa.

El beso arremetido que da Jake a Louise la deja a ésta perpleja y en un intento de sacarse de encima al muchacho lo golpea, dejándolo absorto en el suelo. Rápidamente Louise se aleja de la habitación para pedirle a Mildred que termine la fiesta y corra a los invitados. Pronto el narrador nos lleva, como una cámara de cine, a observar a una Louise, entrando a otra habitación, la de su madre, para acomodarse a observar un cuadro de Piccaso que cuelga de una de las paredes de color rosa pálido. Las paredes en esta habitación, nos señala el narrador, están calientes.

Capote presenta a Louise como un personaje incógnito. Tambalea entre el frío y el calor. No sabemos, ni interesa tampoco, por qué en un intento desesperado de sentirse deseada, culmina por despejar lo candente, lo lujurioso y volverse fría en cuestión de segundos. El espacio del apartamento resulta ser una notable característica de los sentimientos humanos; queremos expresarlos para vivirlos. Sin embargo, si se precipita sobre nosotros lo que deseamos, tal cual lo expresó Louise, éstos pueden parecernos frívolos y carentes de significado. Las paredes frías -o los sentimientos más ocultos, a veces reprimidos- no pueden solo llegar sin previo aviso, necesitan necesariamente cruzar por otros elementos. Si buscas amor, sufre un tanto, si buscas sufrir, ama otro tanto. La única forma para Louise de soportar el baño frío que le llegó en la habitación fue ir en busca de una pared caliente, la que seguro le provoca, en cierta medida, un sesgo de frialdad; era la habitación de su madre.

Lo que para algunos resulta frío, para otros puede ser caliente. No depende del ojo de quién observe, sino que de la forma en que nos llegue la sensación que en un instante nos envuelve para que sintamos y pensemos si el calor o el frío que a veces deseamos nos puede provocar daño.

Cuento Publicado en 1943. Colección “Cuentos Completos” de Truman Capote, Editorial Anagrama.

Jorge Pinto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: