Cioran y el naufragio de la conciencia

Para el filósofo de origen rumano Emil Cioran, somos el fruto de una vacilación olvidada, obligados, con desespero, a abrazar cualquier causa o verdad, pero la esencia de la historia es el engaño y la insustancialidad, pues las verdades no han acarreado más que el error. Esto no es problema para los que duermen, pero para los despiertos, los desengañados, inevitablemente endebles, no pueden ser centro de los acontecimientos, debido a que han vislumbrado su inanidad. Antes del despertar, destaca Cioran, atravesamos horas de euforia, de irresponsabilidad, de ebriedad. El despierto está desprendido de todo, es el ex fanático por excelencia, que ya no puede soportar el fardo de las quimeras, sean éstas atractivas o grotescas. Las ve tan lejanas que no entiende por qué extravío ha podido prendarse de ellas.

El papel de los periodos de declive, señala Cioran, es el de poner a una civilización al desnudo, el de desenmascararla, el de despojarla de sus prestigios y de la arrogancia ligada a sus logros. Así esa civilización podrá discernir lo que valía, lo que vale y lo que había de ilusorio en ella. En la medida en que se despegue de las ficciones que le dieron renombre, dará un paso considerable hacia el conocimiento, hacia el desengaño, hacia el despertar generalizado, avance fatal que la proyectará fuera de la historia. Nos encontramos así en la situación de un espectador consternado, uno que ya no puede confiar en las verdades que antes le permitían vivir. Y es que nadie, señala Cioran, puede prescindir de apoyos disfrazados de eslóganes o de dioses. Pero la lucidez cuenta como un azote, la conciencia como una exasperación, al derrochar interrogantes el que vive apartado de todo, el que ha dejado de ser naturaleza. Porque cuando se ha sido lúcido una vez, se es cada vez más, no pudiendo ya echarse atrás.

Cioran nos advierte así que no se accede sin peligro a un elevado grado de conciencia. Aliviado de cargar el fardo de la historia, libre de todos los valores, de todas las ficciones, el ser humano no podrá ni querrá, en su decrepitud lúcida, inventar otros nuevos. Después de tantas conquistas y hazañas, el ser humano empieza a pasar de moda. Solo sigue mereciendo interés, destaca Cioran, en la medida en que está acorralado y aprisionado, en la medida en que se hunde cada vez más. Tras haberlo minado todo durante tanto tiempo, tenía que acabar por minarse a sí mismo. A cambio de hacerse transparente para sí mismo, ya no podrá emprender nada, no «creará» nada más, y sufrirá un desecamiento por ceguera, por exterminación de la ingenuidad, esto es, un sabio roído por la sabiduría, podrido, gangrenado. Avanzamos así en masa hacia una confusión sin igual, anhelando saciar la sed de un destino, de un acontecimiento que supere todos los acontecimientos, de un miedo que supere todos los miedos.

Nuestro resentimiento lo traspasamos incluso hacia los animales, quienes carecen de la humillación y sufrimiento de la palabra, gozando, en consecuencia, del encanto de la existencia irreflexiva. Desertores de la inocencia, nos ensañamos, afirma Cioran, contra cualquiera que aún la conserve, contra todos los seres que, indiferentes a nuestra aventura, se apoltronan en su bienaventurado entumecimiento. Misma suerte corren los dioses, al constatar que ellos eran conscientes sin padecer, mientras que para nosotros conciencia y naufragio van necesariamente de la mano. En suma, solo nos sentiremos colmados en la medida en que no aspiremos a nada, y cuando nos impregnamos de esa nada hasta la ebriedad. Estar vivo, como humano racional, no es normal, puesto que el vivo, como tal, solo existe. Por esto para Cioran nuestra muerte no sería más que el cese de una anomalía.

Eduardo Schele Stoller.

Resultado de imagen para emil cioran desgarradura

Anuncios

Un comentario en “Cioran y el naufragio de la conciencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s