Zubiri: devenir y realidad

Al parecer, como ya lo habían concebido los filósofos griegos, es imposible concebir el cambio sin aludir al ser. Zubiri en su estudio sobre el tema ha señalado precisamente que devenir es llegar a ser algo, pero inexorablemente dejando de ser algo que se era, o añadiendo algo que no se era a lo que ya es, a lo que ya era. Aparece así no solo el ser, sino que también el no ser. Las cosas son, afirma Zubiri, pero en la medida en que no son, pueden ser de otra manera o dejar de ser de aquella manera como son. El devenir, tal como consideraba Heráclito, envolvería el paso del no ser al ser o del ser al no ser1 (1995: 11).

Para Aristóteles, destaca Zubiri, el cambio supone siempre un móvil, pues no basta con la dialéctica de unidad del ser y del no ser, teniendo además que tener en cuenta quién o qué se mueve. El movimiento no es un paso del no ser al ser o viceversa, sino que es más bien un pasar de un a manera de ser a otra. El no ser es aquello que ya se era, pero que está destinado a dejar de ser. (por ejemplo, si yo no estoy en un lugar, es porque estoy en otro). Las cosas ademas de ser lo que actualmente son, tienen potencia de ser otras. El movimiento es un modo de actuación de esa capacidad (1995: 16-17).

Ahora bien, la realidad para Zubiri no es un modo de ser, pues, de hecho, es algo previo y fundante del ser. Antes que al ser, el problema del devenir afecta a la realidad. El devenir, según Zubiri, es anterior a toda articulación de ser y de no ser, porque es algo que incide sobre la realidad en tanto que realidad, y en tanto que ésta es anterior al ser. Si hay sustancias es porque hay sustantividad y toda sustantividad está montada sobre un sistema básico primario. El sistema básico y constitutivo de todas las notas necesarias y suficientes para que una realidad sustantiva sea lo que es, Zubiri lo denomina como esencia o unidad coherencial primaria (1995: 30, 35).

No hay así esencia tras la realidad, sino que la realidad funda lo que podríamos llegar a denominar como esencia, a través de la configuración misma de un sistema. La realidad es concebida así como una estructura, no como sustancia, razón por la cual para Zubiri el devenir será un problema de esa misma estructura y no del ser o de un sujeto (1995: 36-37, 39). En suma, para analizar el cambio no solo hay considerar aquello que cambia, sino que, por sobre todo, aquello sobre lo cual se cambia. Para Zubiri este trasfondo es la realidad. Que el ser sea o no sea dependerá de la estructura de la realidad, de allí que no haya esencia imposible de cambiar. Pero de ser esto así ¿se le puede seguir llamando esencia?

Eduardo Schele Stoller.

1Parménides, en cambio, al señalar que el no ser no es, el ser no tendría devenir, siendo así inmóvil (1995: 13).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s