Popper y el método científico

La ciencia, afirma Popper, no comienza con observaciones. Lo primero en nosotros son las teorías, prejuicios y mitos. Cuando esto últimos entran en conflicto se crean problemas, que es cuando recién comienza la ciencia (2005: 124, 126). Esto último se relaciona con el proceder del método científico, según el cual, primero tropezamos con un problema y luego tratamos de resolverlo proponiendo una teoría. Más tarde aprendemos de nuestros errores en los intentos de solución, lo cual nos lleva a nuevos problemas (problemas-teorías-críticas).

Si bien no hay un criterio de verdad, si existe un criterio de error, a través de la eliminación crítica de éste, por medio del cual podemos, según Popper, acercarnos a la verdad (2005: 130, 131, 180). Las teorías son pasos en búsqueda de la verdad, esto es, soluciones cada vez mejores a problemas cada vez más profundos, gracias a los cuales podríamos aprender algo acerca de la estructura de nuestro mundo (2005: 192, 215). Las teorías deberían así solucionar problemas y a su vez crearlos. Comprender una teoría significa comprenderla como un intento de resolver un determinado problema, ya sea práctico o teórico. Las teorías evolucionan, señala Popper, como resultado de los nuevos intentos de resolver los problemas. Lo que hace el método de la ciencia es sistematizar el método precientífico de aprendizaje a partir de nuestros errores (2005: 194, 196).

Sin embargo, defender el a apriorismo teórico parece incompatible con defender a su vez una noción correspondentista de la verdad científica, ya que de haber verdad ésta será solo coherente a un marco o matriz disciplinar particular, esto es, la verdad sería relativa, no pudiendo establecerse ni siquiera un acercamiento o un progreso a lo “esencialmente” verdadero. Esto hace difícil, en consecuencia, defender una noción progresiva de la ciencia, ya que más bien en su proceder histórico hablaríamos solo de conjunciones no causales entre cada periodo o paradigma científico. Algo con lo que Popper no concuerda. Si Popper defiende algún grado de verdad, debe ser por su preocupación por la falsedad. De no haber verdad, se vuelve superflua la falsabilidad, método que, según Popper, distingue a la labor científica.

Eduardo Schele Stoller.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s