Zizek y la máscara ideológica

2 comentarios

Al hablar de ideología, Marx la caracterizaba como aquello que “ellos no lo saben, pero lo hacen”. Esta idea está usualmente presente en las diversas concepciones de ideología, las cuales suelen implicar para las personas un falso reconocimiento de sus propios presupuestos y condiciones efectivas. Se supone así una distancia, una divergencia entre la realidad social y nuestra representación distorsionada de la misma. Según la Escuela de Frankfurt, destaca Zizek, no se puede lograr ver las cosas como son en realidad, pues la realidad no puede reproducirse libre de mistificación ideológica. La ideología no es solo una máscara que encubre el estado real de las cosas, sino que llega a ser una distorsión esencial de las mismas (2009: 55-56).

Esto, señala Zizek, nos deja en la paradoja de poder reconocernos solo en la medida que somos pseudo reconocidos. La realidad en nosotros es una nada incognoscible. Deberíamos eludir, en consecuencia, las metáforas de desenmascaramiento, de correr los velos, que se supone que ocultan la desnuda realidad (2009: 56). Peter Sloterdijk, nos dice Zizek, expone la tesis de que el modo de funcionamiento dominante de la ideología es cínica, lo cual supone ahora que a pesar de que el sujeto está al tanto de la distancia entre la máscara ideológica y la realidad social, insiste en sostener la máscara del ocultamiento. La fórmula por tanto ahora sería distinta; “ellos saben muy bien lo que hacen, pero aun así, lo hacen”. Esto quiere decir, afirma Zizek, que la razón cínica ya no es ingenua, sino que se está muy al tanto del interés particular oculto tras una universalidad ideológica, pero aun así, no se renuncia a ella (2009: 56-57).

Bajo el reino de la razón cínica, considera Zizek, nos encontramos en el mundo posideológico, en donde el ideal ya no es el de una verdad totalitaria, sino que solo pasa a ser considerada ahora como un medio de manipulación, instrumental, manteniéndose ya no por su valor de verdad, sino por su promesa de ganancia. La gente ya no cree en la verdad ideológica; no toma las proposiciones ideológicas en serio. Pero la actitud cínica sigue siendo una que implica distancia, la cual en el fondo sigue cegándonos con respecto al poder estructurante de la fantasía ideológica, aun cuando, señala Zizek, no tomemos las cosas en serio y mantengamos una distancia irónica (2009: 58, 61). Pero entonces ¿nos hemos hecho realmente más conscientes de la máscara ideológica? La respuesta debería ser afirmativa. De hecho la conciencia es tal que nos hemos dado cuenta que la realidad misma es ideológica y que, por tanto, no podemos vivir ni librarnos de ella. La verdad ya no tiene ningún valor epistemológico, sino que solo pragmático. Ya no creer por creer, sino creer para hacer. Es la acción ahora la que cuenta como parámetro para evaluar nuestras creencias. Pero sería ilusorio pensar que esto no es otra ideología, la cual nos hace creer que somos efectivamente conscientes y que elegimos libremente. Esto no es más que poner una máscara sobre otra máscara.

Eduardo Schele Stoller.

Anuncios

Plural: 2 comentarios en “Zizek y la máscara ideológica”

  1. Hola, queria preguntar cual es el ibro de Zizek al que refiere el articulo, porque esta citado pero no hay referencia de la cita. Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s