Rito, violencia y castigo

En el éxtasis dionisíaco, cualquier diferencia entre el dios y el hombre
tiende a abolirse

Girard afirma que la función del sacrificio se relaciona con la protección de la colectividad ¿Ante qué? pues ante su propia violencia, desviándola a victimas externas. Cuanto más visible y preponderante es el sacrificio, más viva y sólida es la institución, al restaurar la armonía, reforzar la unidad y propiciar el orden social. El sacrificio impide así que se desarrolle la violencia. Los comportamientos religiosos apuntan, por tanto, paradójicamente, a la no-violencia a través de la violencia (2005: 15-16, 25, 28).

Pero al entrar el sacrificio en crisis, señala Girard, se pierde la diferencia entre violencia impura y violencia purificadora, esparciéndose como consecuencia ésta última por la comunidad. Lo mismo ocurre con la religión, cuyo objetivo es impedir el retorno de la violencia recíproca. Esto puede verse, por ejemplo, en los mitos, en los cuales suele abundar la cólera y el castigo. Este tipo de violencia suele surgir cuando la comunidad sufre de algún tipo de crisis, emprendiéndose ahora, afirma Girard, la caza ciega de algún tipo de chivo expiatorio, intentando convencerse la comunidad de que sus males dependen de un único responsable. El sacrificio en estas circunstancias tiene una función catártica y fundacional, por lo que pasa a valorarse como el origen de todo aquello que es preciado para los hombres (2005: 56, 62, 77, 88, 101).

Pero hoy las festividades ya no son entendida como ritos valorables por presentar la posibilidad de transgredir las prohibiciones, como una conmemoración de la crisis sacrificial, como una preparación para la misma. La función de la fiesta original, señala Girard, no es diferente de la de los restantes ritos sacri­ficiales (2005: 103, 127-128). Ahora cada vez más se van borrando los aspectos rituales, limitándose la fiesta a una mera licencia de esparcimiento. El decaimiento de mitos y ritos, esto es, del pensamiento religioso, va de la mano con la crisis sacrificial y con esto, se pierde la oportunidad de sustraer al hombre de su violencia, a fin de protegerle de la misma. El hombre pasa así a convertirse en una amenaza permamente. Lo religioso, a juicio de Girard, nos libera de este yugo. Y es que sus ritos no están orientados hacia la vio­lencia, sino que hacia la paz (2005: 133, 143, 145).

A mi juicio a Girard se le escapa un factor en la operación; el poder. El rito antiguo sagrado tenía el carácter de público, es decir, todo ciudadano evidenciaba y hasta era participe de la violencia del rito. Seguramente esta trasgresión de la norma cotidiana producía un efecto doble; placer y temor. La figura de Dionisio representa de buena manera este sentimiento de veneración y respeto. El participante del rito era consciente que la transgresión podía devolvérsele, podía imaginarse claramente a sí mismo como víctima. La violencia y el castigo son así manifestaciones, como diría Foucault, del poder y este, a su vez, genera temor al concebirse como posible víctima de su operar. En la antigüedad los individuos eran ejecutores, al menos parciales, de su manifestación, algo que no ocurre en nuestros ritos contemporáneos. En los pocos ritos que permanecen, el sujeto es un mero espectador, o si es participe, lo es de actos que ya no representan un peligro para nadie. El temor (Dionisio) pierde fuerza hasta llegar a casi aniquilarse. Efectos catastróficos pueden esperarse de esto, pues un hombre que no teme al castigo, Dios u otra fuerza social, es capaz de los actos más atroces ante sus pares. No son menores, entonces, los efectos de la conversión de la violencia y el castigo a la esfera privada.

Eduardo Schele Stoller.

Un comentario en “Rito, violencia y castigo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s