Westworld y la pérdida de significado

No hay comentarios

Aquellas producciones cinematográficas con fuerte componente filosófico, explícito o implícito, suelen valorarse por sobre el resto. Y es que su fin no es solo entretener, sino que además transmitir un mensaje, una alerta, un problema. Quizás el género que mejor presente esto es el de ciencia ficción distópica. Un fiel representante de todo lo dicho es la serie Westworld.

Westworld es un parque de diversiones que simula la vida en el lejano Oeste, habitado por anfitriones androides, indiferenciables de los humanos y dotados de cierta conciencia para satisfacer las necesidades más lascivas y oscuras de sus visitantes. Asesinatos y violaciones son actos impunes ante entidades programadas para amar, sufrir y recordar, a través de un bucle sin fin de tramas y argumentos que esperan con ansias ser experimentados ¿Por qué un lugar así podría ser tan adictivo? ¿Para qué visitarlo una y otra vez? La respuesta de la serie es clara; la búsqueda de significado.

Las personas que lo visitan son de una clase acomodada de la sociedad, cuya condición les ha permitido detenerse y darse cuenta de la carencia de sentido de sus ritos de consumo y reproducción. Los que logran traspasar sus primero niveles entienden que la atracción radica en que cada historia tiene ciertos referentes que la sustentan y, con ello, significados. En comparación al mundo exterior, en Westworld abundan los símbolos y rituales. En ellos los visitantes lograr rememorar con nostalgia un pasado en el cual sus habitantes lograban identificarse significativamente con algo.

Más allá de esta ficción, ¿no es la misma atracción acaso que generan en nuestras vidas novelas, series, juegos y películas? No es por mero ocio que nos perdemos en ellas, sino por la búsqueda, aunque sea temporal, de sentidos. La adicción aquí es un efecto de la pérdida de referentes en nuestra vida cotidiana. Es una consecuencia del abandono, del desamparo ante la ausencia de un diseñador que programe y se haga responsable por nuestras vidas. Algo que en su minuto nos hastió (sentimiento que comparten algunos de los anfitriones de Westworld), ahora nos pesa. Por lo tanto, no solo buscamos relajo o diversión en tales medios, sino que, por sobre todo, trascender a un mundo que nos parece ahora cada vez más absurdo.

Eduardo Schele Stoller.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s