¿Es racional lo sagrado?

No hay comentarios

En su estudio sobre lo sagrado, Rudolph Otto pretende catalogar tal dominio como algo racional, al considerar que todo lenguaje, en tanto consiste en palabras, tiene que transmitir preferiblemente conceptos. De algún modo, señala, lo sagrado debe ser comprensible, pues de lo contrario no podríamos decir algo sobre él, quedándonos solo, como suele hacer la mística, en el silencio (2008: 14).

Hecha esta aclaración, comienza a caracterizar lo sagrado como un sentimiento de dependencia ante algo superior, ante lo cual nos surge un sentimiento de humilde criatura, que se hunde en la nada frente a aquella potencia indecible que está por encima de él. Al no ser verbalizable y, por tanto, transmisible mediante el discurso, puede solo experimentarse en sí mismo. El sentimiento temeroso de criatura es reflejo de un objeto fuera de mi. A este objeto Otto lo denomina numinoso, el cual impresiona y mueve el alma humana (2008: 22, 25, 33).

Es de este sentimiento de lo temeroso, lo desasosegante, del respeto, desde el cual, afirma Otto, ha surgido toda religión. Lo divino, a juicio de Otto, es lo supremo, lo mas fuerte, lo mejor, lo mas bello, y lo mas amado que pueda pensar un hombre. Es el fundamento de todo lo pensable. Dios es, en sí mismo, una cosa por sí (2008: 28-29, 58). ¿Cómo infiere esto Otto? Pues asumiendo que lo numinoso no es un sentimiento derivable de algún otro, sino que es primigenio, original y el reflejo de algo que lo causa. Por ejemplo, Otto nos dice que pensemos en la alegría. Muchas veces podemos estar alegres sin saber por qué, pero este sentimiento siempre se origina ante algo (2008: 66, 84).

En suma, si bien lo numinoso (divino) no es conceptualizable para el entendimiento, es experimentable en el sentimiento y, por tanto, a juicio de Otto, no sería del todo irracional (2008: 158). Pero si lo racional lo entendemos como todo aquello que pueda ser, al menos, sensiblemente comprensible, caemos en el problema de que todo se vuelve racional. Es cierto que todo sentimiento responde a algo, pero de esto no podemos aseverar que lo que representamos como ese algo exista. Nuestra representación o imagen de lo que sentimos puede ser perfectamente errada y responder más bien a una serie de diversos estímulos y condicionamientos.

Lo más racional, siguiendo al mismo Otto, sería quedarnos en lo sublime del mero sentimiento de lo numinoso, sea lo que sea que esto signifique, y no empobrecerlo verbalizando aquello imposible de conceptualizar. En este sentido, la actitud más racional es la del silencio del místico. Ya lo decía Wittgenstein, de lo que no se puede hablar, es mejor callar.

Eduardo Schele Stoller.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s