Dios ha muerto ¿y ahora qué?

Esto es lo que parece preguntarse el filósofo y teólogo estadounidense William Lane Craig, al señalar que al matar a Dios el hombre se mata a sí mismo, al volverse la vida absurda, en parte por la conciencia de la propia muerte y la imposibilidad de inmortalidad prometida por la religión. Sin Dios, el hombre está condenado a una vida sin significado, valor o propósito último. El hombre moderno acabaría así en la nada.

Sin Dios, el universo es el resultado de un accidente cósmico, una explosión fortuita. No hay razón para su existencia. En cuanto al hombre, es un capricho de la naturaleza. Si Dios no existe, afirma Craig, no somos más que un “aborto” de la naturaleza, lanzado a un universo sin propósito para vivir una vida sin propósito. La vida carece absolutamente de razón. Si Dios no existe, todo lo que nos queda es la desesperación. Si Dios está muerto, entonces el hombre también está muerto. Una edad de nihilismo: la destrucción de todo significado y valor en la vida.

Dios también es requerido, según Craig, no solo para el propósito, sino que también para regular el comportamiento, esto es, para la moral. Si no hay inmortalidad todas las cosas estarían permitidas. ¿Por qué deberíamos restringir nuestro egoísmo si no hay castigo divino? Sin Dios no puede haber estándares objetivos del bien y del mal. Como ha remarcado el empirismo positivista, nos enfrentamos solo a hechos desnudos, carentes de valor.

El argumento de Craig gira en torno a que es incoherente decir que la vida es objetivamente absurda y después decir que podemos crear algún significado para la misma. Sin Dios, no puede haber ningún significado objetivo en la vida. Si Dios no existe, entonces la vida objetivamente carece de sentido; pero el hombre no puede vivir de forma consistente y feliz sabiendo que la vida no tiene sentido; así que para ser feliz simula que la vida tiene significado. Pero esto es para Craig algo completamente inconsistente, porque sin Dios, el hombre y el universo carecen de cualquier significancia real.

Si Dios no existe, nuestro mundo, cree Craig, es Auschwitz: no hay un bien y un mal absolutos; cualquier cosa esta permitida. Además, Craig señala que al no haber inmortalidad, entonces todos los actos malvados de los hombres quedan impunes y todos los sacrificios de los hombres buenos quedan sin recompensa. Un universo sin responsabilidad moral y carente de valor es inimaginablemente terrible.

La cosmovisión atea, señala Craig, es insuficiente para mantener una vida feliz y consistente. El hombre no puede vivir de forma consistente y feliz como si la vida careciera finalmente de significado, valor o propósito. Esto se lograría en cambio, según Craig, bajo el Cristianismo bíblico, puesto que provee de las dos condiciones necesarias para una vida significativa, valiosa, y con propósito para el hombre: Dios e inmortalidad. Debido a esto, podemos vivir de forma consistente y feliz. Así, el Cristianismo bíblico tiene éxito precisamente donde el ateísmo colapsa.

Es raro presenciar un argumento de un teólogo sobre Dios que no implique su existencia ontológica. Craig solo se refiere a su necesidad pragmática. Algo así como si Dios no existiese habría que inventarlo ¿para qué? Pues para tener una vida con propósito y un fundamento objetivo para la moral. Es extraño que viniendo desde la argumentación de un filósofo no haya referencia a los diversos fundamentos de la moral existentes. Craig solo alude al mandato divino y al egoísmo. Un enfoque que permite la objetivad es, por ejemplo, el derecho natural, en donde el bien y el mal recaen en las leyes de la naturaleza.

Pero, ¿es realmente necesario Dios para la regulación moral? Hoy en día las leyes que rigen en las naciones no recaen en fundamentos divinos, sino que tienden a aceptarse generalmente por las consecuencias de su ausencia. Hoy en día el fundamento moral es más bien pragmático, sustentado en enfoques como el contractualismo. Todos sabemos, o al menos la mayoría, que no podemos hacer lo que queramos, esto es, que debemos restringir nuestra libertad. No podemos comportarnos como en un “estado de naturaleza”, puesto que la convivencia bajo este egoísmo descarnado sería imposible. Bajo esta noción, no es necesario un fundamento objetivo de la moral, sino que esta se supone como necesaria para evitar las consecuencias catastróficas de su ausencia. La moral sería así, idealmente, producto de un consenso. Cada hombre deberá rendir cuentas ante estas leyes. Dios no es necesario en esta ecuación.

El problema que le podemos conceder a Craig es con respecto al propósito. Efectivamente, el éxito de las diversas religiones se basa en proporcionar significado y sentido para la existencia. De allí también la impopularidad de la filosofía, al cuestionarlo todo y dejarnos a la deriva. La filosofía no contempla así solo teorías, sino que también fuertes consecuencias para la forma de vida. Esta es la causa de la molestia y negación que produce en la mayoría la reflexión crítica. Pero aquí es donde Craig se equivoca. Que una mayoría de individuos necesite de “muletas teóricas” para vivir, no implica que se le deba a imponer a todos lo mismo. La debilidad intelectual no debe ser generalizada.

Si bien la angustia del desprendimiento de un sentido trascendente puede ser abismante, también es la puerta para un proceso reflexivo superior, en vista de hacernos cargo de nuestra propia existencia y de hacernos responsable de nuestros actos. En cambio, el tener un propósito preestablecido puede llevarnos, en su nombre, a sentirnos superiores al resto. Es decir, podemos caer fácilmente en el dogmatismo, llegando incluso a matar a otros por sus creencias. Si bien Lane acierta al inferir el relativismo de la muerte de Dios, obvia que por contraparte su existencia puede llevarnos, como nos lo ha mostrado la historia, al fanatismo. La era moderna ha sido más violenta que la posmoderna. La carencia de propósito universal u objetivo es la precondición de la tolerancia.

Eduardo Schele Stoller.

Anuncios

2 pensamientos en “Dios ha muerto ¿y ahora qué?

  1. ¡Buena critica! Pero me quedan algunas dudas.

    Dices “Es raro presenciar un argumento de un teólogo sobre Dios que no implique su existencia ontológica. Lane solo se refiere a su necesidad pragmática. Algo así como si Dios no existiese habría que inventarlo”

    Pero el ensayo no era para demostrar la existencia de Dios, para ello, Dr. Cragi tiene otros:

    http://www.reasonablefaith.org/spanish/dios-aun-no-ha-muerto
    http://www.reasonablefaith.org/spanish/El-Nuevo-Ate%C3%ADsmo-y-Cinco
    http://www.reasonablefaith.org/spanish/La-Revoluci%C3%B3n-en-la-Filosof%C3%ADa-Angloamericana
    http://www.reasonablefaith.org/spanish/Introduccion-La-Resurreccion-del-Teismo

    Dices “Hoy en día las leyes que rigen en las naciones no recaen en fundamentos divinos, sino que tienden a aceptarse generalmente por las consecuencias de su ausencia”

    Aquí hay un vídeo que explica el argumento de los deberes y valores morales objetivos del Dr. Craig: https://www.youtube.com/watch?v=k5h-bfSFNWI

    El dice que la existencia del bien y el mal es tan evidente como la existencia de los objetos físicos.

    Saludos:)

  2. Estimado Joaquín, primero agradecerte por la referencia al autor y el texto. Revisaré las nuevas referencias, pero me parece que el argumento principal de este texto giraba en torno a la imposibilidad de un sentido para la vida y un fundamento moral sin la existencia de Dios. La necesidad de la existencia de Dios, al menos como idea, sería así meramente pragmática. Traté de mostrar solo algunas alternativas de fundamentación y consecuencias negativas del dogmatismo religioso.

    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s