¿El fin de la filosofía?

Conmoción ha causado la propuesta del ministerio de eliminar la asignatura de filosofía de los planes comunes de los establecimientos científico-humanistas chilenos. Últimos lugares en donde se puede hallar aun, a este nivel, sus enseñanzas, puesto que ya había sido eliminada de colegios técnicos y comerciales. La filosofía quedaría relegada a solo un ramo electivo. Esto significa que un alumno podrá pasar por la escuela sin haber tenido clases de este ramo. ¿De qué se perderán estos alumnos?

No se perderán solo de la teoría de las ideas o la alegoría de la caverna de Platón, de la metafísica, ética y política de Aristóteles, del racionalismo y duda metódica de Descartes, del empirismo y el problema de la inducción de Hume, de la crítica de la razón kantiana, etc. Estos son meros contenidos. Todos con sus virtudes y defectos. Los más importante de lo cual se perderán es de la filosofía como método. Desde sus orígenes, son dos aspectos que han marcado a la reflexión filosófica: las preguntas y las críticas. La filosofía es una disposición argumentativa que nos interpela de manera racional y lógica a cuestionarlo todo. En desarrollar esta habilidad reside su mayor virtud. Estos no son más que los ideales socráticos, ideales por los cuales este filósofo sacrificó su vida.

Si hacemos un poco de historia, debemos recordar que a Sócrates se le juzga por dos razones: negar a los dioses de la ciudad y pervertir a la juventud. Estas podrían ser las mismas razones por las cuales se quiere eliminar a la filosofía hoy. Los dioses de la ciudad los podemos reinterpretar como los fundamentos de la sociedad. Es evidente que el rol de la escuela es reproductivo, esto es, de traspaso de ciertos valores y conocimientos que permiten su auto perpetuación. Como señalamos antes, si la filosofía está marcada por el cuestionamiento y la crítica, pondrá en entredicho los fundamentos del orden y la estabilidad social. Y esto, precisamente a través de la “perversión” intelectual de los jóvenes en la crucial etapa de la educación secundaria. En este sentido, es contradictorio que exista la filosofía en las escuelas.

Es usual que cuando una sociedad entra en crisis se culpe a aquellos que la cuestionan. Sócrates fue víctima de la decadencia de Atenas. ¿Será la filosofía víctima de la decadencia de nuestra sociedad?

Eduardo Schele Stoller.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s