El pragmatismo de William James/ Eduardo Schele

Bajo el enfoque epistemológico de William James la verdad no es concebida en un sentido trascendente, sino mas bien como una propiedad de solo algunas de nuestras ideas, a saber, de aquellas que logran cierta adecuación con la realidad y, producto de lo cual, podemos corroborar y verificar. Esto quiere decir que la verdad no es una propiedad inherente a las ideas, ya que ella les acontece como producto de diversas contingencias.

Las ideas llegan a ser ciertas dependiendo de las circunstancias, las que deben cumplir con el requisito de ayudarnos, práctica o intelectualmente, a relacionarnos con la realidad. Así, recalca James, lo verdadero es solo lo ventajoso en nuestro modo de pensar, por tanto, refiere a su actuación empírica con respecto a nuestros intereses.

Lo que el pragmatismo busca es asentar las disputas metafísicas, tratando de interpretar cada noción identificando sus respectivas consecuencias. Si entre dos nociones no hay diferencias prácticas, vendrían a significar lo mismo, por lo que la disputa es en vano. Se deben mostrar algunas diferencias prácticas entre las posiciones, aspectos bajos los cuales el mundo sería diferente si alguna de las alternativas fuese verdadera.

El pragmatismo es solo un método, ya que no propone ningún resultado en particular. No es una solución, sino que un programa de trabajo, de cómo la realidad puede ser transformada. No se obtienen de él resultados particulares, solo se concibe como una actitud y orientación, desatendiendo a los principios, las categorías y necesidades, para mirar hacia las últimas cosas, frutos, consecuencias y hechos. Las teorías se vuelven así instrumentos, no respuestas a enigmas. Por ello, el pragmatismo es una tendencia anti-intelectualista, contra el racionalismo como pretensión y método.

El pragmatismo es entonces primero que todo un método, luego una teoría sobre el significado de la verdad, la cual pasa a entenderse a su vez como una especie de bien, en la medida que cumpla las condiciones ya citadas.

Una hermosa analogía que ofrece James para ilustrar la situación del ser humano ante el conocimiento es la siguiente. Imaginemos que el agua representa el mundo de los hechos sensibles y el aire el mundo de las ideas abstractas. Ambos mundos son reales e interactúan, pero lo hacen solo en los límites. El centro de todo lo que vive y nos pasa, la experiencia, pasa en el agua. Somos como peces nadando en el mar de los sentidos limitados arriba por los elementos superiores, pero no pudiendo respirarlo o penetrarlo. Obtenemos nuestro oxigeno de él. Las ideas abstractas de las cuales consiste el aire, indispensable para la vida, pero irrespirables por sí mismas.

Eduardo Schele Stoller.

william james - significado verdad - Iberlibro

Resultado de imagen para james pragmatismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: