Hesse y el lobo estepario

En sus escritos, Hermann Hesse logra identificar una serie de características que padece el individuo contemporáneo, señalando en particular dos: lo divino y lo demoníaco. En los lobos esteparios esta condición se traduce en una existencia agitada, puesto que ha surgido en ellos el pensamiento de que toda la vida humana no sea sino un tremendo error, un aborto violento y desgraciado de la madre universal, un ensayo salvaje y horriblemente desafortunado de la naturaleza. A raíz de esto, lo que hay en nosotros de lobo nos lleva a hacernos cada vez más independientes, perdiendo el orden y los patrones para ajustar nuestros actos (Seguir leyendo)

4 respuestas a “Hesse y el lobo estepario”

  1. Maestro Eduardo Schele: comparto con usted la visión de que el hombre contemporáneo vive entre sus dos naturalezas, incapacitado de escapar de ella, usted las define como lo demoníaco y lo divino. Yo me pregunto: ¿en qué momento dejamos de ser lobos y comenzamos a ser burgueses? ¿en qué momento nuestros instintos comienzan a ser gobernados por las leyes tácitas de la sociedad? Vivimos en una época donde el ser humano escapa de sí mismo, por miedo a lo que conocerse significa: la no comprensión. El lobo estepario se deja llevar por lo que no ha aprendido de nadie, lo que nadie le ha enseñado, si lo separamos del hombre burgués, nos encontraríamos con un ser sin experiencia alguna en la vida en sociedad, el lobo representa todo lo que hacemos por instinto, mientras que el burgués representa todo lo que en nuestro estado natural no haríamos, me explico: yo creo que el ser humano en su estado natural. es un animal de creencias injustificadas, y cuando surge la necesidad de respaldar estas creencias con verdades es cuando se entra en el círculo vicioso de las mentiras: el hombre siente la necesidad de formar una sociedad, y ¿por qué? porque el ser humano, como raza, el animal más abstracto, siente la necesidad de gobernar sus instintos; de controlar al lobo, nuestra naturaleza racional nos obliga a vencer a la «madre naturaleza», en consecuencia: la desembocadura en el hombre burgués surge de un instinto del lobo estepario por hacerse desaparecer a sí mismo.

    1. Estimado Joaquin. Que gusto leerlo por mi caverna. Interesante caracterización que hace del ser humano. ¿Podemos ser lobos y burgueses al mismo tiempo? Según Hesse el lobo es lobo en la medida que se distingue del burgués, es decir, no existe en estado de naturaleza. Su condición surge y se desarrolla en sociedad. No obstante, todo esto, como usted muy bien lo ha hecho. Está sujeto a interpretación.

      Saludos.

      1. Maestro:
        ¿cómo caracterizaría usted al hombre en estado de naturaleza?

  2. La noción de «estado de naturaleza» es en realidad una ficción creada por los autores contractualistas para ilustrar cómo sería el hombre sin leyes ni reglas que limiten su actuar. Este sería un estado previo al que estamos bajo una civilización o cuando esta condición se pierde, en la cual primaría la lucha y la competencia, es decir, el egoísmo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: