Arquitectura positivista

¿Puede la filosofía influir en el diseño y la construcción? Peter Galison nos lleva a analizar, en particular, las relaciones entre el movimiento filosófico positivista el artístico arquitectónico del Dessau Bauhausthan alemán entre las décadas del 1920 y el 1930. Galison señala que ambos movimientos tenían en común a los mismos enemigos: la religión, el nacionalismo y el antropomorfismo. Ambos enfoques tenían una visión modernista del mundo, la cual, para el caso arquitectónico, puede definirse como “construcción transparente”. Ésta concebía la construcción de edificios sobre la base de elementos y geometrías simples, excluyendo cualquier aspecto innecesario del mismo, ya sea en el diseño o en la decoración, relacionados con aspectos místicos o metafísicos  (Galison, 1999: 710).

Esto es similar a los objetivos del proyecto positivista para el conocimiento;  a partir de reportes observacionales simples (enunciados protocolares) y conectores lógicos, se buscaba establecer, de manera científica, un conocimiento que fuese confiable sobre cimientos sólidos, separándolos de los no confiables. La ciencia se unificaría a partir de estos puntos de partida. En lugar de la filosofía tradicional, el círculo de Viena quiso erigir la estructura de una ciencia unificada, edificada sobre una base en proposiciones experimentales y lógicas. (Galison, 1999: 713). Neurath, por ejemplo, vio en esto una gran revolución asociada con una nueva forma de sociedad y vida personal. El artista podía así liderar una batalla contra una liberación espiritual del pasado. La arquitectura moderna demandaba racionalidad y funcionalismo. La arquitectura podría así reflejar y modelar el espíritu de los tiempos modernos. El Bauhaus era un ejemplo de esto. La construcción pasa a manos distintas que las del arquitecto, el cual estaba más cercano al artista. Para Meyer, la construcción solo requiere de organización social, técnica y económica. Con esto se pretendía reformular no solo la forma de vida pública, sino que también la privada (Galison, 1999: 716-717, 720).

La concepción científica del mundo reconoce que sólo hay conocimiento derivado de la experiencia, la cual se basa en lo inmediatamente dado. Esta concepción racionalista del positivismo debía penetrar en la educación, la economía y, como hemos visto, en la arquitectura. Los positivistas se sentían así participes y gestores de una nueva forma de vida, en donde primaría lo técnico por sobre lo ideológico, incluso por sobre lo filosófico[1] (Galison, 1999: 731-732, 741). La triada entre filosofía, política y estética buscaba, afirma Galison, fundamentar un estilo de vida moderno, libre de ideologías y basada en una visión de la era de las máquinas y la tecnología. El sueño del mundo donde la ingeniería racional pudiera moldear las bases de las formas de vida (Galison, 1999: 751-752).

Como bien sabemos, el proyecto de la filosofía positivista fracasó. Sin embargo, ¿corrió la misma suerte con su propuesta de una visión científica del mundo? En televisión, diarios, revistas, en políticas públicas, podemos ver aún vigente este ideal. Con sus pro y sus contra, el mundo sí se ha cientifizado. Las decisiones, incluso en educación, ya no pasan por teóricos o pedagogos, sino que por ingenieros, bajo criterios de eficiencia y eficacia. La arquitectura no ha sido la excepción. Esto es algo que podemos ver todos los días a través de los edificios que transitamos. Las nuevas construcciones siguen estas reglas de productividad, simplicidad en sus formas y funcionalidades. Y éste es el reflejo de una falta de identidad y desarraigo creciente en las ciudades contemporáneas.

Eduardo Schele Stoller.

[1] En su época, esta visión fue ampliamente criticada por la prensa nazi, atacando a la Bauhaus como una “construcción calculada”, la cual reducía al hombre a un “animal geométrico”, alejado de la “esencia germánica” y del propósito nacional trascendente nazis (Galison, 1999: 744).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s