Heidegger y la serenidad

Si Heidegger estuviese vivo sin duda que su llamado a la “serenidad” sería más urgente. Lo que el autor ya constataba en su época es una falta de pensamiento reflexivo o meditativo generalizado. Esto es algo que en alguna medida va en contra de su propia naturaleza, puesto que es parte de su esencia, lo que lo define, el meditar (2002: 17, 19). El hombre, afirma Heidegger, está destinado y determinado a pensar. Pero si el hombre contemporáneo huye ante el pensar ¿cómo explicar el avance de la ciencia y la tecnología? Aquí Heidegger realiza una distinción importante. El pensar que está involucrado en estos avances es el pensar investigador, calculador, que cuenta ya con ciertas condiciones o intereses dados de antemano. Ya en la filosofía moderna comienza a dominar el pensamiento calculador. La naturaleza se convierta en una estación gigantesca de gasolina en fuente de energía para la técnica y la industria moderna. (2002: 18, 23). Es precisamente este tipo de pensar el que nos ha llevado a una cada vez mayor tecnificación del mundo, para la cual no hemos estamos preparados. El hombre no ha podido dominar esta época. Y esto porque se carece del pensar meditativo, uno que es ciertamente más complejo de desarrollar. Esto, preveía Heidegger, nos llevaría a estar cada vez más estrechamente cercado por las fuerzas de los aparatos técnicos y autómatas. Estos poderes han desbordado la voluntad y capacidad de decisión humana (2002: 25-26).

¿Qué hacer ante esta situación? Sería necio, sostiene Heidegger, arremeter ciegamente contra el mundo técnico. Estos aparatos se nos han vuelto indispensables. Dependemos de ellos. Pero también es cierto que nos hemos atados a los mismos de una manera tal que hemos caído en una relación de servidumbre. Debemos servirnos de ellos de forma apropiada, de manera que podamos desembarazarnos de ellos cuando queramos para que así no devasten nuestra esencia reflexiva. Debemos dejar descansar a los artefactos en sí mismos. No verlos como algo absoluto, sino como dependientes de algo superior. Esta actitud de “si” y “no” ante el mundo técnico es la “serenidad” (2002: 27-28). El obstáculo para esta actitud está en contemplar el pensamiento calculador como el único válido. De mantenerse esto, el hombre seguirá arrojando de si lo que le es más propio, la reflexión.

Eduardo Schele Stoller.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s