La superioridad del arte

Conforme a la teoría de Hume, las ideas son copias matizadas de las impresiones. Si bien las primeras representan a las segundas, no lo pueden hacer con la misma vivacidad original de la impresión. Por muy acuciosa que nuestra memoria sea, es muy distinto percibir que recordar algo. Nuestras representaciones de la realidad, plasmadas en nuestro lenguaje conceptual, no alcanzan a captar toda la complejidad de la realidad perceptual. Toda explicación se queda corta, esto es, omite buena parte de los fenómenos. Esta es una limitación importante tanto para la ciencia como para la filosofía. Pero es lo que convierte en virtud al arte. Si bien las disciplinas artísticas también representan, pensemos en cuadro realista por ejemplo, lo que las caracteriza es la creación, esto es, la generación de mundos nuevos. El arte no es así mera representación y, en consecuencia, una tenue y mala copia de la realidad. El arte puede generar realidades diversas y unirlas de diversas maneras con nuestras percepciones. El arte está pues en una relación más directa con nuestras impresiones. El arte más que generar representaciones busca generar impresiones. La impresión así estimulada parece dar cuenta de una manera más holista de estas realidades. Es entendible pues que nos veamos mas conmovidos por una obra artístico- musical que por una teoría científico-filosófica. Y esto porque el artista, como diría Huidobro, es un pequeño Dios.

Eduardo Schele Stoller.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s