Especialización e incertidumbre

En su ya clásica conferencia dictada en Cambridge en el año 1959, Snow da cuenta de un fenómeno que sigue, al menos en nuestro país, más vigente que nunca; la polarización entre grupos de intelectuales literarios por un lado y de científicos por el otro. Entre ambos, como señalara Snow, aun existe un abismo de incomprensión y hostilidad mutua, ante lo cual ha contribuido fuertemente la excesiva especialización educacional (2000: 75, 76, 87-89). Esto es algo que Snow ya detectaba en la formación escolar, lo cual ciertamente no ha cambiado mucho. A nuestros estudiantes se les sigue dividiendo entre humanistas y científicos, como si los primeros no tuvieran habilidades lógicas o analíticas, como si los segundos no tuvieran capacidad de reflexionar sobre nuestra existencia. Esto es algo que se radicaliza aun más en la especialización universitaria. Aquí la incomprensión suele darse los integrantes de un mismo grupo, científico o humanista. Así se entiende el poco diálogo entre, por ejemplo, biólogos y físicos o entre historiadores, sociólogos y filósofos.

Pero este problema no es mera poesía. Hay dificultades graves que conlleva la incomprensión y la ignorancia entre las culturas académicas. Snow daba como ejemplo la guerra atómica, la superpoblación y la brecha entre ricos y pobres. Esta ignorancia nos puede llevar a interpretar erróneamente el pasado, a juzgar mal el presente y a negar nuestras esperanzas sobre el futuro, haciéndose difícil así el tomar buenas medidas ante tales problemas (2000: 112, 123).

En nuestro mundo contemporáneo hemos comprendido, o al menos eso creemos, y manipulado parcelas cada vez más detalladas de la realidad. Pero en el camino hemos descuidado el todo, esto es, la multiplicidad de entendimientos. Seguimos avanzado inercialmente, queriendo progresar en nuestros conocimientos y manipulaciones particulares, aunque ya nadie sepa bien cuál sea el sentido de aquello. Y es que mientras más conocemos lo particular, más ignorantes somos de lo general. Nuestro futuro, como ya intuía Snow, sigue siendo incierto.

Eduardo Schele Stoller.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s