Panorama posmoderno: antecedentes y consecuencias

El objetivo de nuestro encuentro[1] es reflexionar en torno a la posmodernidad. Esto, como verán, no nos será nada fácil, ya que es difícil precisar de forma clara a qué refiere el término. En la actualidad, son muchos los que consideran que su que hacer corresponde a una práctica posmoderna: pintores, músicos, actores, escritores, escultores, arquitectos, etc. ¿Qué es lo que hace posible unir a tan diversas disciplinas bajo un mismo slogan? La similitud viene de la mano de lo teórico, esto es, de los principios que sustentan la labor de cada disciplina autodenominada posmoderna.

Todo posmoderno, consciente o inconscientemente, es crítico de la modernidad. Por modernidad entenderemos el periodo histórico dado entre los siglos XVI y, con algunas excepciones, XIX. ¿Cuáles son las características de este periodo? Principalmente la búsqueda de principios universales, ya sean filosóficos, científicos o morales, mediante los cuales se debía regir necesariamente la humanidad. Se luchaba por encontrar una forma de razón, un conocimiento certero, una verdad, un valor. La búsqueda se centraba así en singularidades, a través de las cuales todos los seres humanos pudieran encauzarse. Se creía que el hombre tenía un destino común, que había culturas que debían dominar por sobre otras, que había conocimientos que debían imponerse por sobre otros. Había una verdad. Si nos guiábamos así nos esperaría necesariamente un progreso, un estado de bienestar. Esto fue de la mano de los innegables avances dados en la ciencia y la tecnología, lo que parecía legitimar aun más el proyecto. En suma, la modernidad podemos entenderla como la promesa de un mundo mejor en la medida que todos vamos avanzando por el mismo camino.

No obstante, ¿qué ocurre cuando no se cumple lo que nos prometen? Aunque pueda haber muchos aun que confíen en tal promesa, por lo general, nos decepcionamos, negándonos a creer nuevamente en tal persona. La persona representa para la posmodernidad las creencias, teorías, normas y reglas. Entre parte del siglo XIX y a partir del XX, se comienzan a sentir los efectos de la desconfianza. Esto trae como consecuencia el que ya no creamos inmediatamente lo que nos dicen, acabando así el escepticismo con nuestra ingenuidad. Pueden surgir así una serie de preguntas: ¿por qué obedecer a la autoridad?, ¿hay realmente un fundamento objetivo de la moral? ¿Por qué aspirar a un mismo destino de la humanidad? ¿Qué rol cumple el individuo bajo las teorías? ¿Es necesario regirnos por normas o reglas? ¿En qué medida el respeto por la tradición restringe nuestra creatividad?

Lo posmoderno es crítico de lo moderno, ya que renuncia a la empresa de buscar lo singular, a llevarnos por un mismo camino. Pero en su crítica a lo moderno por ser un proyecto dogmático, cae en su efecto contrario, el relativismo. En nuestro contexto contemporáneo nos hemos vuelto, aunque suene paradójico, intolerantes ante la intolerancia. Cada día vemos como aumenta el respeto a las diversas etnias, a las diversas tendencias culturales y sexuales, incluso hacia los animales. Pareciera que ahora cada cual deba regirse según sus propios principios. Ahora cada cual definirá su noción de progreso, esto es, hacia dónde y cómo quiere llegar. Nos encontramos en una época pluralista.

A modo de conclusión, me gustaría dejarles algunas interrogantes, que se desprenden principalmente de la alusión al relativismo por parte del posmodernismo: ¿Cómo dialogar o entendernos como humanos si obedecemos a reglas distintas? ¿Cómo crear una comunidad si es que no hay obligación de obedecer ni la autoridad ni las leyes? ¿Cómo hacer frente a la apatía o desinterés por lo que les pueda suceder a otros? ¿Podemos hacer frente a la indiferencia por el conocimiento? ¿Cómo deberíamos orientar entonces la educación?

Todas estas son interrogantes que nos afectan a diario. Esperemos contribuir al menos a su reflexión y a ser conscientes del problema.

 

Eduardo Schele Stoller


[1] Texto presentado en el I Café Filosófico del Liceo José Cortés Brown Recreo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s