Dialéctica erística: técnicas para vencer en una discusión/ Eduardo schele

Herramientas para salir victoriosos de una discusión hay varias. Una de estas es la dialéctica erística, la cual nos puede dar la razón, aunque no en base a la verdad, sino a través de argumentos falaciosos o medios ilícitos.

En El arte de tener siempre razón (1864), Schopenhauer distingue entre la validez de una tesis y la aprobación de la misma. La dialéctica se ocuparía específicamente sobre esto último. De hecho, al ser humano le preocuparía más esto que llegar a la verdad, lo que vendría explicado, según Schopenhauer, mediante nuestra maldad natural, ya que poco nos importa la validez de las tesis mientras se nos haya asignado la razón ante las mismas.

De paso, con esto critica al racionalismo, carente ahora de sentido al despojarlo de la noción de verdad, principalmente porque nunca sabremos si es que hemos o no llegado objetivamente a ella. A raíz de lo anterior, de poco nos serviría la lógica, ya que esta se ocupa solamente de la forma de las proposiciones, desatendiendo a su contenido, aspecto fundamental para tener la razón.

Lo que se busca mediante la dialéctica erística es la refutación de la tesis rival; de manera directa, en base a los fundamentos, o indirecta, en base a sus consecuencias. En este sentido, supondremos que la tesis no es verdadera (fundamentos) o no puede ser verdadera (consecuencias). En el primer caso, la crítica puede ir hacia las premisas o a la derivación de la conclusión (lógica). En el segundo caso, Schopenhauer alude a dos técnicas, la apagogé y a la instancia.  En la primera, aceptamos la tesis rival como verdadera junto a otras más, pero derivamos alguna conclusión falsa y en contradicción con la tesis original. Bajo la segunda, enumeramos casos particulares contenidos en la tesis, pero que no la confirman directamente.

En concreto, Schopenhauer enumera una serie de estratagemas o técnicas aplicables a la discusión para salir victorioso. Aludimos aquí a algunas de las más relevantes:

Exageración: consiste en llevar a su extremo las afirmaciones del rival, convirtiéndolas en vagas y difusas. Mientras que las propias se detallan y especifican al máximo. De esta forma, se le puede refutar de modo general, aplicando a lo particular que efectivamente defiende (inducir a la generalización).

Preguntar: similar al método socrático, abrumar con preguntas al rival, confundiéndolo para deducir de sus respuestas la verdad de nuestra afirmación.

Provocar cólera: hacer perder la razón del rival haciéndolo entrar en estados de irritación atribuyéndole opiniones injustas.

Recurso irritante: reprochar la irritación del adversario y fomentarla.

Inducción: si logramos que acepte nuestros casos particulares, inferir inmediatamente nuestra verdad general.

Incomodar por contradicción: buscar contradicciones en las afirmaciones del rival.

Detalles sutiles: salvarse de una refutación apelando a una supuesta ambigüedad o no entendimiento en las afirmaciones del rival.

Apelar a la incomprensión: fingir que no se entiende, cuando no hay nada que objetar

Distracción con señuelo: si prevemos la derrota, cambiar drásticamente el tema de la discusión.

Abuso de la deducción: inferir deducciones falsas, deformar conceptos sobre las tesis del rival.

Apelar al auditorio: cuando no se puede afrontar directamente al rival, desviar su atención apelando a un tercero, intentando ganar su aprobación.

Relación detestable: asemejar las afirmaciones rivales a una teoría ya refutada o criticada.

Salto de la teoría a la práctica: salto de la validez de la teoría a la invalidez de la práctica.

El rival contra sí mismo: convencer al rival que su posición va en contra de sí mismo.

Ataque directo a la persona: ante la posible derrota, dejar de lado el tema de discusión y atacar directamente a la persona.

Eduardo Schele Stoller.

EL ARTE DE TENER SIEMPRE LA RAZON (CENTELLAS): Amazon.es: SCHOPENHAUER,  ARTHUR, SERRA ARUS, ESTEVE: Libros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: